olivar.

Como si las encinas fueran olivos, podar las ramas bajas de los chaparros para que se desarrolle el tronco. Por extensión también se aplica para otras especies de árboles o arbustos como el madroño.

Las Ordenanzas del concejo de Baños de la Encina (Jaén), de 1742, con toda sensatez, ordenaban que las ramas de los chaparros se cortasen dejando “olivados y apostados los pies más principales de ellas”.

Ángel Aponte
@delavidaantigua
www.retablodelavidaantigua.blogspot.com

Ángel Aponte ha sugerido y participado en la definición de este término

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *