Caracola de la chopera

Caracola de la chopera

Como si quisiera irse por las ramas, o columpiarse con las hojas que aún se mueven con el río, ayer avanzaba despacio por el chopo la caracola de la chopera. Cuando el tiempo viene seco como el de los últimos días, puede llegar a subir cuatro metros o más metros, o quedarse quieta, encaramada al tronco, y llenar la corteza gris de rojos de rosas de oliváceos, y de rayas infinitas que se enroscan en una espira de cinco vueltas.

Es una caracola corriente como el río en las choperas del norte y oeste de la Península Ibérica, y su nombre científico es Cepaea nemoralis, aunque se la nombre como jerigüelo, o caracola de colores. Leyendo a Adolfo Ortiz de Zárate López, médico y malacólogo riojano, he aprendido que también es abundante en las huertas y en el bosque de bojes de Anguiano y a la orilla de los manantiales; mientras sigo lamentando no haber coíncidido con este sabio en el tiempo y el espacio que nos presta la vida.

Con el frío, la caracola se acuesta bajo el chopo que amarillea, y las hojas muestran el haz y el envés en su caída.

Mónica Fernández-Aceytuno
ABC, 30-9-1999
Aceytuno.com

Camino de la chopera de Nájera / Aceytuno

Camino de la chopera de Nájera / Aceytuno

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito
Hay 1 comentario en este artículo
  1. Pingback: Ventanas - Aceytuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *