Inofensivos buitres

Inofensivos buitres

Sólo cuando la trompeta ha sonado y se callan las voces de los ojeadores, cuando cesa la traca de disparos y ya no parecen quemarse las encinas con el ruido de los plomos cayendo sobre las hojas. Cuando ya sólo se oye el aleteo de alguna perdiz afortunada, cuando el monte vuelve a su ser y a sus sonidos, tras el paso de los perros queriendo cobrar la pieza, sólo entonces, bajan del cielo dando vueltas los buitres.

Tienen esa paciencia del que sabe que la muerte siempre llega, que la vida siempre acaba, pero no hay nada de siniestro en ellos. Tal vez porque son grandiosos, cinco, seis buitres, blancos y negros, contra el cielo soleado, limpio y azul. Los tenía por buena señal Hércules.

“Porque de todos los animales es el menos dañino, no tocando nada de lo que los hombres siembran, plantan o apacientan, y alimentándose sólo de cuerpos muertos, porque se dice que no mata ni aún ofende a nada que tiene aliento…cuenta Herodoto Póntico, según recoge Bernis en las Vidas paralelas de Plutarco. Desprecian hasta la perdiz herida. Y al observarlos dar vueltas en el cielo, se sabe que se está viendo algo antiguo, y a la vez evolucionado, al no matar, ni querer nada que tenga vida.

INOFENSIVOS BUITRES

Mónica Fernández-Aceytuno

ABC, 2-2-2004

Fondo de Artículos de

la Naturaleza de

www.aceytuno.com

FOTO: Buitre Leonado (Gyps fulvus</i>)

AUTOR:Luis Ojembarrena

Gracias a todos por vuestra participación en esta página de divulgación de la Naturaleza y por vuestros comentarios en mi blog de ABC.es.

Y un fuerte abrazo a todos los afectados por los incendios de Málaga,

Mónica Fernández-Aceytuno

9:37 del sábado 1-9-2012

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *