Segundo capítulo. La casa.

Segundo capítulo. La casa.

A pesar del final, publiqué el sábado en ABC el segundo capítulo de la narración de mi vida en una aldea gallega.

Lo podéis leer hoy también aquí.

Ya estoy con el tercer capítulo, titulado La parra.

Un fuerte abrazo para todos,

Mónica Fernández-Aceytuno

*****

La casa

La casa nos la hizo Sobrino. Al techar pusieron una rama de laurel en el tejado. Los árboles han sobrepasado con mucho esa altura. Fue una casa más pequeña de lo que yo hubiera querido. Estaba embarazada. Sobrino nos llevaba con su furgoneta por las corredoiras atravesando los montes para buscar la madera. Estuve a punto de perder al niño, por lo que me quedé en Madrid, encargando las cosas por teléfono. Cuando llegué, las habitaciones eran pequeñas y la chimenea grande como una habitación. Guardamos en ella los cuadros. Era abril y era de noche. No había alumbrado. Parecía que íbamos en avión. Se veían cuatro lucecitas de Merille en el mar de la misma oscuridad. Pasó un tractor como un faro por las ventanas. Era el nieto de José do Corvo. Pisaba la semilla recién sembrada para que no se la llevara el agua. Dijo que podía llover. Y llovió la primera noche que dormimos en casa.

*****

Capítulo 2. La casa.

Capítulo 2. La casa.

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *