Quitameriendas, por Unamuno

Quitameriendas, por Unamuno

Hay términos que defines en unos minutos y otros en los que te detienes y no acabas porque se ramifican igual que un árbol, y eso es lo que me ha sucedido esta mañana con la merendera, o quitameriendas, que surge ahora sobre los pastos.

Por un lado, quisiera destacar la puntualidad para emerger de las plantas que viven bajo tierra, como si protegidas, allí abajo, encerradas en su bulbo, se rigieran por unos ritmos con menos vaivenes que las que viven en el aire todo el año.

También me gustaría señalar que hay tantos cólquicos que resulta un poco difícil precisar cuál de ellos es el quitameriendas, aunque sin lugar a dudas es, por encima de los demás, el Colchicum autumnale o Merendera montana.

Ya sólo me queda saber a qué libro de poemas pertenecen estos versos de Unamuno que he encontrado de casualidad por el camino y que me han encantado, por lo que acabo de ilustrar con ellos nuestra definición del quitameriendas.

Buen día,

@aceytuno #DiccionarioAceytuno diferencias entre guanaco, vucuña, llama pic.twitter.com/ZHBYx2yRW1

— Patrimonio Natural (@PatrimonioN) septiembre 14, 2014

Ay aquel quitameriendas

de los campos de Castilla

pura flor, sin tallo ni hojas

nunca al ojal sometida.

Endeble cáliz que rompe

la más apretada arcilla

sólo porque de continuo

empuja…¡fuerza infinita!

Flor solitaria sin tallo

ni otro apoyo que si misma

flor de páramo bendito

misteriosa villorita

flor de entrañable raigambre

toda tierra maravilla

de tenacidad paciente

de soledad contenida;

flor de los campos ceñudos

flor de la eras batidas

ay aquel quitameriendas

de mi tierra salmantina.

Miguel de Unamuno

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *