Cuatro delfines

Cuatro delfines

Me encanta salir a la ría muy temprano porque es cuando el agua parece todavía dormida, y más en los días grises de verano.

Ayer tenía el color del estaño, y estaba tan en calma que patinaba la luz sobre ella, dando al agua el mismo color que las nubes.

Era tal la lisura, como de cemento pulido, que mirando al horizonte divisamos rápidamente las aletas de un grupo pequeño de delfines de los que no me atrevo a decir que fueran mulares, ya que los vimos de lejos, primero sobre el gris de la ría, y luego cerca de las bateas, muy próximos al acantilado.

Me parecieron mucho más tímidos, y más pequeños que los mulares, pero fue igualmente maravilloso ver cómo asomaban sus aletas y su lomo gris oscuro como el día.

Estaban lejos y sin embargo había tal silencio que oí el ruido que hacían al respirar, esos sonidos del mar, como los del banco de parrochas el otro día al cambiar de dirección, que una vez que los oyes, no los olvidas.

¡Cómo puede oírse con tanta claridad un respirar!

¿Por el eco, como de pared, del agua?

Un fuerte abrazo para todos,

Mónica

Verde de vegetación y de agua / Aceytuno

Verde de vegetación y de agua / Aceytuno

Cuatro aletas / Aceytuno

Cuatro aletas / Aceytuno

Los vimos de lejos cerca de las bateas / Aceytuno

Los vimos de lejos cerca de las bateas / Aceytuno

Aleta asomando / Aceytuno

Aleta asomando / Aceytuno

Delfín con cría acantilado

Cría de delfin cerca del acantilado / Aceytuno

Cría de delfin cerca del acantilado / Aceytuno

Delfin con su aleta asomando por el agua de estaño / Aceytuno

Delfin con su aleta asomando por el agua de estaño / Aceytuno

Ría, todavía dormida / Aceytuno

Ría, todavía dormida / Aceytuno

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *