Buenos días con un charrán

Buenos días con un charrán

Buenos días con los charranes sobrevolando la ría.

Esta foto, la hice en verano, pero hoy que vamos a comer en el puerto, quiero acercarme a una esquina del muelle donde siempre trazan una curva, como si también hubiera muros y esquinas en el cielo.

Es allí dónde mejor los fotografío, con sus alas dobladas con forma de boomerang, traslúcidas desde abajo, si el cielo esta azul y los rayos del sol atraviesan sus plumas.

Pocas aves marinas me gustán más que el charrán, por lo que le he escrito varios artículos.

Os dejo con uno de ellos.

Un fuerte abrazo para todos,

Mónica

AVE DE ALAS TRANSPARENTES

El charrán tiene las alas traslúcidas y blancas, de un blanco helado, muy parecido al de la gaviota cana que sobrevuela el Ártico.

Pasa por Asturias y Galicia estos días el charrán de alas transparentes, y forma bandos que se adentran en los puertos y en las playas y, sobre el verdor del monte y sobre el azul del mar, se ven unas manchitas blancas, que son los charranes. Cuando pasa por encima y se recorta contra el cielo, se aprecia su cola ahorquillada, como la de una golondrina, y la transparencia de sus alas. También se oye su voz chirriante, chirri-chirri-chirri, que da origen a la onomatopeya de su nombre. Desde el Ártico vienen algunos charranes pues son las aves que poseen el récord de los recorridos anuales migratorios: 80.000 kilómetros.

Vuelan hacia la Antártida donde termina el invierno y comienza la primavera, por lo que se podría decir que los charranes pasan su vida migrando hacia la luz, hacia donde los días se alargan.

Algo luminoso y transparente nos sobrevuela cuando pasan los charranes, al final de ese no pensar en nada, en el mar, que es el verano.

Mónica Fernández-Aceytuno
ABC, Lunes 4-9-2006

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *