El sonido de la barocoria

Los hombres obtendrían todas las flores de los caminos por los que andan si cultivaran el barro de sus zapatos. Pero a mí me gusta esta diseminación sin intermediarios, ni hombres, ni viento, ni pájaros, sólo por la gravedad de la Tierra: barocoria. Si se pronuncia en voz alta da un sonido tan discreto como el caer de las semillas en este instante.

Estas bellotas sanas que caen durante noviembre se llaman segunderas o martinencas, apunta Antonio Morcuende en su cuaderno de campo, y se alejan muy poco, a no ser que la encina esté sobre una pendiente. Hay otros métodos de dispersión más espectáculares, ejemplos de zoocoria, como el de la liebre que lleva, a toda velocidad, hasta dieciséis semillas distintas enganchadas en su pelo, o las semillas del barro que tienen las suelas…leer más en la definición de barocoria, que es el caer de las semillas, por gravedad, al suelo, esa otra lluvia que es la misma del principio y que da un sonido muy discreto a la altura de nuestros ojos para contarnos que la vida empezó cayendo.

Buenos días,

Mónica

Cascabillo tras caer la bellota por barocoria/ Aceytuno

Cascabillo tras caer la bellota por barocoria/ Aceytuno

Bellotas de encina poco antes de caer por barocoria / Aceytuno

Bellotas de encina poco antes de caer por barocoria / Aceytuno

Castañas a punto de caer por barocoria / Aceytuno

Castañas a punto de caer por barocoria / Aceytuno

Liebre / Pilar López

Liebre / Pilar López

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *