Pío Baroja

Anteayer estuve a punto de comprarme unas zapatillas doradas, parecían bailarinas, con un lacito negro. Las tuve un rato en la mano, 29 euros, y…

Valentín García Yebra

La primera persona que me corrigió con el género de una palabra fue, en su pazo de Santa Cruz de Rivadulla, Alfonso Armada, cultivador de…

Antonio Tabucchi

Ha querido la casualidad que sea en un bar donde he venido a enterarme de la muerte de Tabucchi. Todo lo que me rodea son…

Isak Dinesen

Al salir del cine, la oscuridad de la calle me pareció aún más honda que la de una sala cuando entras buscando, entre tinieblas, la…

Emily Brontë

La primera vez que mis ojos leyeron la palabra misántropo, quedándose detenidos como si hubieran tropezado con una piedra, fue en las “Cumbres Borrascosas” de…

Octavio Paz

He recordado estos versos de Octavio Paz, al enterarme que se cumple a finales de este mes el centenario de su nacimiento. Jamás olvidaré que…

Pessoa

En Oporto el tiempo se hizo para ser perdido con las personas. Es la única ciudad donde he visto un robledal en el centro, y…

Wenceslao Fernández Flórez

Un infinito anaranjado es Wolwedans. Pero no un infinito vacío, sino lleno de ondulaciones, círculos, rastros, formas que tienes que discernir para darte cuenta de…

Anónimo

Iba buscando un regalo cuando entré en una tienda efímera. Quedaban los tristes adornos de la Navidad cuando se ha ido, bolas rojas polvorientas, ramas…
Página 5 de 439