Un paseo con mis padres

Un paseo con mis padres

Ayer, domingo de Ramos, salimos por la tarde a dar un paseo con mis padres, que están viviendo estos días con nosotros.

Ya casi no había luz pero estaba el camino lleno de flores silvestres que parecían alumbrar la hierba, entre ellas los narcisos en un terraplén por aquí cerca y que es el único lugar donde los veo todos los años. Me alegró mucho comprobar que este año también salieron de la tierra.

Está todo más atrasado de lo que esperaba, los castaños aún sin las hojas desplegadas, pero las flores parece que han sido más puntuales y, como para cumplir con la tradición sin falta, los ramos de laurel que se bendijeron en la iglesia, aún viniendo de muchos lugares distintos de la aldea, estaban todos florecidos, galardonados con sus propias flores blancas. En algunos ramos eran estas flores de un tono más vainilla, que en esto sí que se diferenciaban. Era bonito ver la pequeña y antiquísima iglesia de piedra llena de ramas de laurel tan altas como las personas que allí rezaban juntas.

No os puedo expresar lo feliz que me siento de estar aquí, en mi casa, y además con mis padres, que son los niños de este momento de mi vida.

Espero que también estéis disfrutando de estos maravillosos días de primavera y Semana Santa.

Un abrazo,

Mónica

IMG_6484

IMG_6496

IMG_6497

IMG_6500

IMG_6504

IMG_6507

IMG_6508

IMG_6510

IMG_6515

IMG_6523

IMG_6530

IMG_6531

IMG_6535

IMG_6542

IMG_6551

IMG_6552

IMG_6560

IMG_6564

IMG_6571

IMG_6580

IMG_6584

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito
Hay 2 comentarios para este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *