salina.

f. Lugar de la tierra donde se evapora el mar.

Acaba de empezar la recolección de la sal en las salinas alicantinas Bras del Port, en Santa Pola. Ayer soplaba muy ligero ese viento que viene desde el mar y que ayuda aún más que el sol a la evaporación del agua, que es el viento de Levante, sobre un cielo azul y unas balsas de un rosa carmesí donde están a punto de aparecer los cristales blancos de la sal precipitada. Es la salina un medio artificial y el mejor ejemplo de cómo el hombre no acaba con la Naturaleza sino que es profundamente selector de especies y, en las salinas, sólo vive el que aguanta la sal: las bacterias rosas que colorean el agua, los diminutos microcrustáceos, y las aves que tiñen sus alas de rosa. Siete mil flamencos volaban ayer por las salinas y, en sus lagunas, viven mújoles, lenguados, lubinas que llegaron en forma de huevo con el bombeo del agua desde el mar, y que ahora nadan por encima del nivel de ese mismo mar. Todo es riqueza natural en las artificiales salinas. En sus orillas florece la salicórnea, la cual también suda y recolecta hoy el tesoro más apreciado del desierto, que es la sal.

Mónica Fernández-Aceytuno
ABC, 13-8-2007
aceytuno.com

Los contenidos escritos del Diccionario Aceytuno de la Naturaleza están a partir del 20 de febrero de 2016 bajo licencia Creative Commons http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/es/. Esto supone que siempre y cuando se cite al autor del término y al Diccionario Aceytuno de la Naturaleza, se podrá copiar, distribuir y comunicar públicamente cualquiera de sus definiciones escritas con fecha a partir del 20 de febrero de 2016 bajo una licencia similar, pero no se podrá utilizar para fines comerciales.

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *