Parques

Parques

A mi parecer, el orden de las palabras en la frase es tan importante como su existencia.

Y eso es lo que noto, una suerte de desazón, paseando por los parques que, aún siendo hermosos, no tienen ordenadas sus especies como lo hubiera hecho la Naturaleza.

Son los detalles involuntarios, espontáneos como pájaros escapados de una jaula, lo que más me gusta de ellos: el paso del brillo del agua por las hojas de una hiedra, el nacimiento del ombligo de Venus en la argamasa de un muro de ladrillo, o las hojas sumergidas como peces en una fuente.

Ombligo de Venus en la argamasa del muro de ladrillo (10-1-2015)/ Aceytuno

Ombligo de Venus en la argamasa del muro de ladrillo en el parque de la Quinta de la Fuente del Berro el 10-1-2015/ Aceytuno

Acantos en el parque de la Fuente del Berro / Aceytuno

Acantos en el parque de la Fuente del Berro / Aceytuno

Tronco del árbol de Júpiter en el parque de la Fuente del Berro (10-1-2015) / Aceytuno

Tronco del árbol de Júpiter en el parque de la Fuente del Berro (10-1-2015) / Aceytuno

Escalera del parque de la Fuente del Berro el 10-1-2015/ Aceytuno

Sombra sobre la escalera del parque de la Fuente del Berro el 10-1-2015/ Aceytuno

Fuente del parque de la Fuente del Berro con las hojas sumergidas como peces (10-1-2015) / Aceytuno

Fuente del parque de la Quinta de la Fuente del Berro con las hojas sumergidas como peces (10-1-2015) / Aceytuno

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *