Mariposas del océano

Las mariposas migran por relevos. Es decir, mueren sin regresar del viaje y para compensar que la vida se quede tan corta realizan antes la puesta de huevos, de donde salen las generaciones de mariposas que completan la ruta.

En realidad, habría que hablar más bien de emigraciones, porque son estas mariposas como esos emigrantes que no consiguen hacer fortuna y que jamás vuelven, y son sus nietos o sus bisnietos los que regresan.

Millones de mariposas monarca que hibernan ahora mismo en los bosques de oyamel, que es un abeto de las montañas del centro de México, abandonarán en los próximos días sus colonias de hibernación y, tras aparearse, emprenderán el vuelo hacia Canadá, donde no llegarán. A mitad de camino, realizan las monarcas el desove sobre unas plantas llamadas quiebramuelas, y de ahí sale la generación de mariposas que llega a su destino y que da otras generaciones, por lo que son las bisnietas las que regresan en otoño a México sin haber estado nunca.

Algunas llegan a cruzar el océano y han sido identificadas en Irlanda y Reino Unido y recientemente en la Península Ibérica, pero no dejaron descendencia, lo cual, para una mariposa, es morir para siempre.

Mónica Fernández-Aceytuno
ABC, 7-2-2005

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *