liquen.

m. Asociación de alga y hongo por simbiosis ya que los haustorios del hongo son como brazos microscópicos que compactan el alga y la envuelven protegiéndola de la deseación brusca y del calor. El alga, a su vez, proporciona al hongo alimento gracias a la función clorofílica que realiza. Hay líquenes que llegan a vivir cien años y, en estado latente, soportan temperaturas de -196ºC (en nitrógeno líquido) y hasta más de 70ºC. Podemos ver fácilmente líquenes sobre las piedras, las paredes de las casas o sobre los troncos y ramas de árboles, desde la alta montaña hasta el nivel del mar, incluso próximo a las costas, siempre que el nivel de SO2 no sobrepase los 125g/ metro cúbico.

Viniendo de La Coruña, a la altura de Piedrafita, se ven por la derecha unos bosques de robles que están verdes sin hojas. Como si se tratara de la rama cristalizada de Stendhal, aquella que abandonada en las minas de sal de Salzburgo para explicar qué es el amor, cristales de sal sobre una rama deshojada en invierno, así están recubiertas de líquenes verdes las ramas de estos carballos, y los troncos. Casi completamente. Tiene que estar aquí el aire muy puro para que se posen de esta manera los líquenes. Pero siempre un paso, una primavera por detrás de la primavera del árbol. Y así parece que lleva cada roble un jersey verde claro que siempre le queda pequeño, ceñidísimo, puesto que le asoman por sus muchos brazos el crecimiento del año, sus oscuras manos vegetales, sus dedos pardos, que aún no ha recubierto el liquen. Todo ocurre así más o menos en la Naturaleza, que no es una acumulación de hechos simultáneos, sino un encadenado de sucedidos: primero la rama, después el liquen. En el bosque verde sin hojas, lo que se ve ahora es el pasado, al señalar los líquenes lo alto, lo lejos que llegó el árbol la penúltima primavera.

Mónica Fernández-Aceytuno
ABC, Lunes 9-02-2004

Líquen desprendido de la rama / Aceytuno

Líquen desprendido de la rama / Aceytuno


Bosque verde sin hojas por los líquenes / Aceytuno

Bosque verde sin hojas por los líquenes / Aceytuno

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *