Paseo dominical por la casa de Lope

Paseo dominical por la casa de Lope

Imagino que en una jaula de madera, igual que los barrotes de las ramas, como la jaula de madera que hay en la casa de Lope de Vega, cantaron menos infelices los pájaros.

De mi paseo dominical a primera hora de la mañana por Madrid.

Fachadas de Madrid que me gustan, con sus árboles en la azotea / Aceytuno

Fachadas de Madrid que me gustan, con su rosal y su ¿olivo? en la azotea / Aceytuno

Esparraguera en un balcón de la calle Lope de Vega / Aceytuno

Esparragueras colgando sobre un balcón de la calle Lope de Vega / Aceytuno

 Iglesia del convento de las Trinitarias / Aceytuno

Frutas de piedra sobre el tejado de la Iglesia del convento de la Orden Trinitaria / Aceytuno

Aligustre tras el forrajeo de los mirlos / Aceytuno

Aligustre tras el forrajeo de los mirlos frente al convento de las Trinitarias / Aceytuno

M.C. / Aceytuno

M.C. / Aceytuno

Detalle / Aceytuno

Detalle / Aceytuno

Puerta del convento de las Trinitarias / Aceytuno

Puerta del convento de la Orden Trinitaria con la sencillez de su cruz, roja la barra vertical, azul la horizontal / Aceytuno

Turiones de narciso el 25-1-2015 en el jardincillo por el que fuera feliz Lope de Vega / Aceytuno

Turiones de narciso el 25-1-2015 en el jardincillo (lleno de poemas escritos en el aire) donde fuera feliz Lope de Vega / Aceytuno

Polea del pozo de la casa de Lope de Vega / Aceytuno

Polea del pozo de la casa de Lope de Vega / Aceytuno

Piedras del patio / Aceytuno

Piedras del patio que sirvieron de asiento / Aceytuno

Inocencia del jardín en el patio de la casa de Lope de Vega / Aceytuno

Inocencia del jardín en el patio de la casa de Lope de Vega / Aceytuno

Jaula de madera en la casa de Lope de Vega / Aceytuno

Jaula de madera en la casa de Lope de Vega / Aceytuno


Libre entre los barrotes de las ramas / Aceytuno

Libre entre los barrotes de las ramas del jardín de la casa de Lope de Vega/ Aceytuno

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito
Hay 1 comentario en este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *