Me encanta volverme a encontrar con los pájaros como este hornero en la isla ecuatoriana de Santay, cuyo nido, como horno de pan, había observado en Uruguay hace unos años.

Mónica Fernández-Aceytuno

Me encanta volverme a encontrar con los pájaros como este hornero en la isla ecuatoriana de Santay, cuyo nido, como horno de pan, había observado en Uruguay hace unos años.

Mónica Fernández-Aceytuno

Me encanta volverme a encontrar con los pájaros como este hornero (Furnarios leucopus)en la isla ecuatoriana de Santay, cuyo nido, como horno de pan, había observado en Uruguay hace unos años.

En esta ocasión, pude incluso fotografiar y observar cómo hacían en pareja el nido, (también cantan a duo macho y hembra), y cómo acarreaban con el pico el barro para realizar lo que es casi una obra de arquitectura, que incluso en Argentina le llaman al hornero alonsito porque a un tal Alonso se le ocurrió hacer las haciendas de barro para que fueran tan frescas como el nido del hornero.

Tabican una parte del nido de tal manera que los pollos nacen con una habitación propia.

¡Qué aves tan hermosas tiene América!

Saludos,

Mónica

En lo alto de los postes que se usan en las estancias uruguayas para cercar al ganado, hace su nido de barro, con forma de horno de pan, un pájaro llamado “hornero”. También sitúan el nido sobre las ramas de los ombúes. El dueño de la estancia, que desde que se separó de su mujer alquila los caballos y la casa, te cuenta su vida rota como si la esposa se hubiera ido esa misma mañana, o hace mil años; y con igual gesto dolorido e infinito, habla de los ombúes…leer más del fondo de artículos EL CANTO DEL HORNERO

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito
Hay 2 comentarios para este artículo
  1. Pingback: aburrir. | Aceytuno
  2. Pingback: aburrir. - Aceytuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *