Hembra de Colirrojo Tizón durmiendo en un nido de golondrina bajo el porche de la casa.

Pilar

Hembra de Colirrojo Tizón durmiendo en un nido de golondrina bajo el porche de la casa.

Pilar

Hembra de Colirrojo Tizón durmiendo en un nido de golondrina bajo el porche de la casa.

Este día después de Navidad, ha sido un día frío y soleado, típico de invierno. Un día de luz.

Al atardecer, las grullas llegaban a su dormidero con su característico trompeteo, y pudimos contemplar en la distancia, casi sin hacer ruido, cómo se iban posando cerca del agua, o pasaban de largo dando un rodeo para luego volver al mismo sitio donde ya algunas las llamaban con su reclamo.Grabé un trocito de vídeo que se puede ver en esta dirección.

Antes de irnos, al recoger los bártulos y entrar y salir de la casa con gran ajetreo, una hembra de Colirrojo Tizón nos miraba algo inquieta, pero no se movía del nido de golondrina bajo el porche que utiliza para dormir desde que vinieron los fríos. Y el macho, que no apareció, duerme sobre el foco que, cuando se apaga, aún permanece caliente durante un rato.

Siempre me ha gustado saber dónde duermen las aves.

Un saludo y Feliz Navidad a todos los usuarios.

Pilar.

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *