Buenas, ¿nieva también por ahí?. Por aquí tenemos hoy esta preciosa fotografía de Vicente, de una comadreja, de la cual decía un señor que cazaba topos, que corría por los mismos túneles bajo la tierra, de lo pequeño que es el cuerpo de la comadreja.

Buenas, ¿nieva también por ahí?. Por aquí tenemos hoy esta preciosa fotografía de Vicente, de una comadreja, de la cual decía un señor que cazaba topos, que corría por los mismos túneles bajo la tierra, de lo pequeño que es el cuerpo de la comadreja.

Buenas, ¿nieva también por ahí?. Por aquí tenemos hoy esta preciosa fotografía de Vicente, de una comadreja, de la cual decía un señor que cazaba por aquí a los topos, que la comadreja corría por los mismos túneles que los topos bajo la tierra, de lo pequeño que es su cuerpo.

Feliz día,

Mónica Fernández-Aceytuno

Y aunque pensé que no había escrito nada yo de la comadreja, he encontrado este artículo sobre ella, del que ya no me acordaba:

PEQUEÑA

El mundo se vuelve de repente enorme, cuando pasa una comadreja. No las he visto pasar más que dos veces en mi vida, y siempre cruzando una carretera, la última vez hace una semana, cerca de León.

El viento las hace salir afuera, como si les molestara bajo la tierra su sonido y su eco. Parece mentira que pueda existir un carnívoro tan pequeño, la huella, el pie con sus cinco dedos, mide sólo un centímetro, pero doy fe de que da caza y se lleva gansos que a su lado parecen gigantes.

Cuenta Ernesto Junco en su libro sobre los mamíferos salvajes de Asturias, que existía la creencia de que entraba en la casa de quien se metía con ella, y le destrozaba con los dientes la ropa de los armarios.

Por eso no digo que sea pequeña, sino que el mundo se hace grande cuando pasa.

Mónica Fernández-Aceytuno

ABC, 18-10-2004

FOTO: Comadreja

AUTOR:Vicente Matellán

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *