Huracán

Huracán

El huracán Gustavo no es nada comparado con lo que ha soplado y caído aquí esta noche. Llovía tanto esta mañana que no se veía más que el agua y al fondo, un poco de verdor del prado…

10:21 …y blancas, casi fosforescentes, los sombreros de las setas que están asomando ya entre la hierba y de las que, cuando te acercas, se ven unas marcas que parecen cráteres de luna, y que son las señales de los mordiscos que las babosas les hacen al raerlas, que no roerlas, con los dientes de su linterna de Aristóteles.

Los brezos de la fotografía, son de ayer por la tarde, y se pueden ver mejor pinchando sobre la foto. Hay dos: el de flor pequeña y abigarrada es la Brecina (Calluna vulgaris), y el brezo de flor más grande, es la Carroncha (Erica tretalix).

Son las primeras flores que salen tras los incendios y hay montes que después de rojos del fuego, pasan al negro, y al año siguiente, o al otro, al fucsia de los brezos. Es curioso, pero la flor cuando se marchita, y esto se ve en la foto, se diría que se hubiera quemado como el borde de un papel.

También iba a fotografíar ayer unas moras, pero alguien pasó antes que yo y segó toda la cuneta. No entiendo para qué desbrozan las cunetas en esta época del año, en la que ya crece todo más lento.

Tampoco había pájaros en el cielo, y eso que los estuve buscando. Como si no quisieran que les fotografiara. Y vi a una mujer trabajando en la huerta, pero no me atrevo a hacer fotos a la gente, y además pensé que ya han desaparecido del paisaje las personas que tenía que haber fografiado. Menos mal que escribí de ellas.

Feliz fin de semana y hasta el lunes,

Mónica Fernández-Aceytuno

Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *