Fuente

Fuente

Como el agua
de una fuente
caen las hojas
de los árboles.

FOTO: @aceytunos en Instagram

Buena semana,

Mónica

EL COLOR DEL OTOÑO SE HIZO EN PRIMAVERA

En los próximos días los árboles de hoja caduca mostrarán los pigmentos que han tenido en sus hojas desde la primavera, informa José Alberto Pardos, catedrático de Fisiología y Genética vegetal.

Ayer, en Salamanca, las hojas del arce empezaron a ponerse amarillas porque el árbol antes de tirar las hojas trata de recuperar la clorofila – el pigmento verde – y después de romper la molécula de clorofila, absorbe lo que queda y lo lleva al tronco, donde se almacena cuando la vida se complica con el frío o la sequía.

Al irse el verde vemos otros pigmentos como los carotenoides que ya estaban ahí desde que salió la hoja de la rama. Mientras la hoja producía oxígeno, estos pigmentos la protegieron del exceso de sol y, además, hicieron de antena de energía para la clorofila, captando de la luz otras longitudes de onda. Sus colores acabarán tirados sobre al tierra, eso sí: con un cierto orden: las hojas más altas de un árbol, como son las que reciben más agua y alimento, son las últimas en ponerse melancólicas, y en caer al suelo.

Hoy, en los arces de Salamanca, se puede mirar la verdad de una hoja caduca. Que la hoja no es sólo verde: es roja, es morada, es marrón, es naranja, es amarilla. Que una hoja enseña sus colores al final, antes de la caída. Que todo el otoño, lo tuvo en primavera.

Mónica Fernández-Aceytuno
ABC, 27-9-1997
Aceytuno.com

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *