Envero

Envero

Una de las cosas que más rabia me ha dado al tener que regresar, ha sido dejar la parra mientras comenzaban las uvas su envero, que es el oscurecimiento de los frutos con los días.

Me tendría que haber quedado al menos hasta la vendimia, o cuando hubieran salido unas flores que llaman septembrinas y que salen con el sol de otoño.

Haber esperado a que madurasen las castañas, para asarlas.

O a ver la otoñada en los pastos con sus hilos de la Virgen, ese telar de las arañas.

Tenía, en fin, que haberme quedado, pero estoy aquí, sabiendo que todo sucederá igualmente, aunque yo no esté para verlo.

Saludos,

Mónica

Hilos de la Virgen / Aceytuno

Hilos de la Virgen / Aceytuno

Castañas / Aceytuno

Castañas / Aceytuno

Septembrina / Aceytuno

Septembrina / Aceytuno

Envero de la uva/ Aceytuno

Envero de la uva/ Aceytuno

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito
Hay 3 comentarios para este artículo
  1. ana en 11:02 am

    ¡Ay Mónica, con qué delicadeza transformas en palabras los sentimientos que te produce observar la Naturaleza!
    Gracias por este maravilloso reflejo del campo en septiembre, cuando el verano da sus últimos coletazos y asoma tímidamente el otoño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *