Emerson

Emerson

Estoy encantada porque desde que regresé, he vuelto a mis libros.

Y estoy disfrutando releyendo muchos de ellos, como el de “La conducta de la vida”, de Emerson, cuya visión de la Naturaleza me tiene asombrada.

Esa manera de considerar que todo se puede ver desde dentro nuestro, observando lo que nos rodea y que cada cosa es lo que nosotros vemos, como si no llegara a ser si no la mirásemos y que si bien todo está hecho de trocitos, una sucesión de partes, de partículas, divisiones como las de un fronde de helecho, dentro del alma humana está todo, “el silencio sabio, la belleza universal”.

Me parece de lo más acertado.

Siempre he creído que lo más valioso que tiene la Naturaleza es la mirada humana.

Y ahora, tras leer otra vez a Ralph Waldo Emerson, tengo menos dudas de que así podría ser.

Saludos,

Mónica

P.S. Creo que estos helechos de las fotografías que realicé el otro día en un barranco cerca de la playa podrían ser de la especie Woodwardia radicans, esa reliquia, maravilla de helecho de grandísimos frondes, con sus soros, agrupación de esporangios, dibujando líneas discontínuas.

Hojas divididas en partes en los frondes del helecho / Aceytuno

Hojas divididas en partes en los frondes del helecho / Aceytuno

Soros del helecho de la playa / Aceytuno

Soros del helecho de la playa / Aceytuno

Rocas del acantilado en el que nacen estos helechos / Aceytuno

Rocas del acantilado entre las que nacen estos helechos / Aceytuno

Rocas de la playa/ Aceytuno

Rocas en la playa/ Aceytuno

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *