El peto

El peto

Esta fotografía de Cristóbal Richart tiene mucho mérito porque este pez, de la familia del atún, de unos cincuenta kilos de peso, es uno de los más esquivos de nuestra ictiofauna.

De hermosísimos colores azules metalizados, tiene la costumbre de no dejar solos a sus congéneres, por lo que en El Hierro lo pescan colgando del trampolín del barco un peto de madera, al que se acercan a pesar de ser tan precavidos, tal y como nos contó en su día Cristo.

Algo parecido a lo que sucede con el pez ballesta, que se asoma a la superficie para mirar cuando pescan desde la rampa del muelle a uno de ellos, en vez de salir huyendo, lo cual no deja de ser curioso.

El aire es el infierno del pez; el mar el cielo.

Peto (Acantocybhium solandri) / Cristóbal Richart de buceolarestinga.com

Peto (Acantocybhium solandri) / Cristóbal Richart de buceolarestinga.com

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *