El otoño del ginkgo

Como las hojas de un calendario se van deshojando los árboles. Algunas, duran más tiempo, como las hojas en abanico del Ginkgo que parecen una bandada de mariposas limoneras. En la plaza de la Lealtad de Madrid, hay uno que me gusta ir a ver cada año.

Al verlo, escribí esto:

La calle era un baile de hojas que acababan flotando en los charcos, alfombrando la acera, volando entre los edificios, perdidas sin su rama y sin su árbol. Pero el ginkgo de la plaza de la Lealtad, frente al palacio de la Bolsa de Madrid, ni se inmutaba, con todo el oro cayendo de sus hojas en abanico. La manera en la que se ramifica el ginkgo recuerda a la caligrafía japonesa, un “kanji” con el pensamiento de un filósofo chino: “Un cuadrado infinitamente grande no tiene cuatro esquinas” (Laozi). Lo que yo daría por ver los rodales de ginkgos en Szechuan, descendientes de los que convivieron con los dinosaurios.

Y añadí anoche en Twitter:

Hoy hace un día con una luz estupenda para acercarme de nuevo a fotografiarlo, y comprobar que aunque parezcan iguales, cada otoño es distinto.

¿Y vosotros? ¿Tenéis ya alguna foto de este otoño?

Buenos días,

Mónica

Ginkgo biloba 2013/ Aceytuno

Ginkgo biloba 2013/ Aceytuno

Ramas Ginkgo biloba / Aceytuno

Ramas Ginkgo biloba / Aceytuno

Hojas del Ginkgo biloba por el suelo / Aceytuno Hojas del Ginkgo biloba por el suelo / Aceytuno[

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *