El cangrejo violinista

El cangrejo violinista

Este cangrejo de colores violáceos y amarillos recuerda un poco a la nécora por su forma, pero el violinista es más pequeño, cabe en una mano, y el macho está desproporcionado: uno de sus quelípodos, es decir, la pinza, es tan grande que puede ser mayor que su caparazón.

Pero sólo una pinza: en unos ejemplares es la izquierda y, en otros, es la derecha la gran pinza, aunque la forma de moverla sea la misma y de ahí que a este cangrejo, cuyo nombre científico es Uca tangeri se le llame también cangrejo violinista.

Cada cangrejo violinista, macho o hembra, tiene su propia galería, con una entrada que se ve sobre la arena -puede haber cuarenta entradas en un solo metro cuadrado- y donde se refugia cuando sube la marea, y de donde sale cuando baja.

Si amanece el día frío, cada cangrejo violinista cierra la entrada de su cueva, y espera a que pase el mal tiempo, mientras el agua va y viene por encima.

Mónica Fernández-Aceytuno

Cangrejos violinistas (Uca tangeri) en la orilla de la marisma del río San Pedro de Cádiz /Esmeralda Ramos-García Neto

Cangrejos violinistas (Uca tangeri) en la orilla de la marisma del río San Pedro de Cádiz /Esmeralda Ramos-García Neto

Cangrejos violinistas (Uca tangeri) en la orilla de la marisma del río San Pedro de Cádiz /Esmeralda Ramos-García Neto

Cangrejos violinistas (Uca tangeri) en la orilla de la marisma del río San Pedro de Cádiz /Esmeralda Ramos-García Neto

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *