Cuchichiar

Al anochecer brilla la avena y se oscurecen las perdices. Dice San Isidoro que la perdiz tomó el nombre de su mismo canto. Cantan las perdices en los sembrados la etimología de su nombre.

Y de ellas, van surgiendo palabras que no habíamos escuchado, como la de horrar, pronunciada casi con “j” en Andalucía, y sobre cuyo término estuvimos conversando en Twitter el martes pasado. Luego, por el camino, han aparecido otras que no teníamos, para el canto de la perdiz, como cuchichiar, o ajear para su reclamo.

Lo curioso es que hay términos relacionados con la perdiz que han venido a formar parte de nuestra vida, como desperdigarse, referido a lo que sucede si alguien se lleva a un perdigón de la nidada y los demás echan a correr en todas las direcciones, desperdigándose. En la foto de la nidada de perdigones de Domínguez, resulta curioso observar que ya tienen los pollos las patas rojas características de las perdices que Miguel Delibes llamaba, precisamente, patirrojas.

Por cierto: ¿Alguien sabría resolver la pregunta que nos ha dejado Carlos por aquí? Me ha encantado la frase de Watson y Holmes: “Lo más insignificante o lo más grotesco pueden esconder una interesante historia”

Buenos días,

Mónica

Nidada de perdigones / Dominguez

Nidada de perdigones / Dominguez

Perdiz con perdigones / Juan Antonio García Delgado

Perdiz con perdigones / Juan Antonio García Delgado

Perdiz /Arkadiusz Broniarek

Perdiz /Arkadiusz Broniarek

Perdices al anochecer entre la avena / Aceytuno

Perdices al anochecer entre la avena / Aceytuno

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *