Confianza

Confianza

No he visto nada igual que la confianza que se toma este petirrojo.

Está siempre merodeando la parra, las lámparas, los asientos, las hamacas, la mesa donde desayunamos y donde, hasta hace un momento, estaba partiendo yo judías verdes.

Mi abuelo tenía un gorrión que venía siempre a verle después de comer.

Yo tengo a este petirrojo.

Como tuviera otro, con la misma confianza, ¡qué suerte!, Emily Dickinson.

Un fuerte abrazo para todos,

Mónica

IMG_9192

IMG_9178

IMG_9169

IMG_9172

IMG_9157

IMG_9167

IMG_9155

IMG_9166

IMG_9160

IMG_9161

A propósito de los grandes escritores de Naturaleza de la costa Este americana, este artículo de mi hemeroteca:

INDIVIDUALISMO

Por ahí hace muchísimo calor, pero aquí se ha nublado, y el día tiene la luz perfecta para estar leyendo. No he podido hacerlo en todo el verano, aunque ya llega antes la noche, lo cual nos va también recogiendo como un rebaño a nosotros, por lo que ahora empieza para mí el tiempo de la lectura.

El libro que tengo aquí al lado, mientras escribo, y que debo devolver a la biblioteca antes del 13 de septiembre, me parece maravilloso. Aún no entiendo cómo he ido dando, sin proponérmelo, con estos escritores, que ahora me entero por el prólogo de este Moby Dick de la colección Aguilar de la de antes, de la encuadernada en piel granate, que se considera a Melville dentro del grupo de los trascendentalistas, de quienes no había oído hablar jamás hasta que he repasado los escritores que están dentro de esta corriente, y resulta que son casi todos escritores a los que, por pura casualidad, fui leyendo y admirando, primero a Coleridge, y sus conferencias sobre los «Espíritus que habitan el arte», y luego Emerson, y después Thoreau con «Walden» y «La desobediencia civil», la cual habría que releer ahora que nos quieren subir aún más los impuestos. Y sigo con Whitman y su barba de mariposas, y ¿por qué no? Dickinson que vivió en ese lugar y tiempo. Me falta Hawthorne y sus «Historias dos veces narradas»: «Construí una cabaña para Susan y para mí, y practiqué en ella un portillo de entrada utilizando una mandíbula de ballena».

Qué maravilla de escritores. Se diría que los grandiosos bosques y las playas de la costa Este americana, hubieran conformado la mejor literatura de la Naturaleza. «Toda la Naturaleza se pinta como una prostituta», pero añade Arturo del Hoyo, prologuista de Moby Dick: «Detrás de esa máscara está lo auténtico, lo blanco». Ellos, desde luego, lo encontraron.

Moby Dick está escrita por Melville con ese individualismo que da eterna universalidad a lo que se escribe.

Mónica Fernández-Aceytuno
ABC, 28-8-2010
aceytuno.com

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *