abeja.

f. La abeja melífera o abeja común es un insecto del Orden Himenópteros de la familia Apidae que tiene una función ecológica importante puesto que es el polinizador “universal”, o casi, ya que puede sustituir al polinizador especializado en muchas ocasiones.

La abeja ha sido objeto de numerosos estudios científicos y ha dado motivo para que se conceda algún premio Nobel, como el otorgado a von Frisch con motivo de sus estudios sobre “el baile” de las abejas, que es en realidad una forma de comunicación de las obreras exploradoras a las demás hermanas de su colmena, de la situación respecto al sol de las flores que acaban de explorar.

Otro de los aspectos atrayentes de estos insectos es su condición de vivir en sociedad y en una sociedad muy estructurada. Por eso, a estos insectos se les llama insectos sociales, pero conviene subrayar que la mayor parte de las abejas silvestres no viven en sociedades sino que tienen una vida solitaria excepto cuando se aparean y ponen huevos, dando lugar a una descendencia a la que procuran alimentar adecuadamente.

En realidad la socialización de estos insectos se debe a una serie de condiciones fisiológicas que tienen poco que ver con la racionalidad que parece subyacer en estas comunidades. No fue hasta finales de la década de los 90 que Adolph Butenandt, un bioquímico alemán que andaba estudiando las hormonas sexuales del hombre, encontró unas serie de sustancias químicas que hacían modificar la conducta de los insectos. Las más llamativas son las llamadas feromonas sexuales que son producidas por la hembra para atraer al macho para la copulación. Estas sustancias son muchas de ellas derivadas del colesterol desde el punto de vista químico, por lo que el profesor Butenandt encontró alguna relación entre las hormonas sexuales y las feromonas de insectos en cuanto a su ciclo de síntesis y degradación.

De entre esas sustancias químicas, hay algunas muy interesantes ya que organizan la colmena alrededor de la reina, la única hembra fértil, y que debido a las feromonas que producen sus glándulas mandibulares, hace que las demás hembras sean infértiles y sus órganos sexuales estén atrofiados. Estas mismas feromonas producen también otros efectos sobre las obreras como son el que alimenten y cuiden a la reina.

La polinización es un fenómeno ecológico que permite que las plantas silvestres se reproduzcan en muchos casos, como también sucede en numerosos cultivos agrícolas. Se calcula que aproximadamente el 75% de nuestra alimentación vegetal depende de la polinización.

José Manuel Guerra Sanz ha definido y redactado este término y Mónica Fernández-Aceytuno lo ha editado

Abeja melífera / José Manuel Guerra Sanz

Abeja melífera / José Manuel Guerra Sanz

Los contenidos escritos del Diccionario Aceytuno de la Naturaleza están a partir del 20 de febrero de 2016 bajo licencia Creative Commons http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/es/. Esto supone que siempre y cuando se cite al autor del término y al Diccionario Aceytuno de la Naturaleza, se podrá copiar, distribuir y comunicar públicamente cualquiera de sus definiciones escritas con fecha a partir del 20 de febrero de 2016 bajo una licencia similar, pero no se podrá utilizar para fines comerciales.

Siguiente Post:
Post anterior:
Este artículo lo ha escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *